La caída del techo de Cruz Roja con personal dentro provoca la indignación del PP

por | Ene 25, 2022 | Actualidad, Nota de prensa, Noticias, Sucesos

Nota de prensa
Grupo Municipal Popular
Navalmoral de la Mata, 24 de enero 2022

La sede de la Cruz Roja sita en la calle Castúo se derrumbó el mes pasado; el edificio no aguantó más y el techo se vino abajo cuando personal de la institución realizaba sus funciones.

La alcaldesa y su equipo de gobierno estaban avisados del mal estado del edificio desde febrero de 2020, y, tanto la alcaldesa como el portavoz socialista, se comprometieron a enviar a los técnicos municipales.

El estado del edificio había sido denunciado por los Populares en el pleno de febrero de 2020, hace ya dos años, siendo la coordinadora de política sectorial y portavoz adjunta Nuria Camacho quien advirtió del pésimo estado de las instalaciones, ante la acostumbrada dejadez y oscurantismo del equipo de gobierno que contestó, como acostumbra, mintiendo.

No es nuevo que utilicen el engaño o el patadón hacia adelante para disfrazar su desidia por los asuntos importantes o para esconder su responsabilidad; y es que, en este caso, como en el tema de la Policía Local, el NO AL MURO, el nombramiento de Hijo Predilecto a Domingo Quijada, o el compromiso de que jamás retiraría la calle a Agustín Carreño; la alcaldesa mintió.

Mintió afirmando en los distintos plenos de 2020 que había un expediente administrativo de permuta con el SEPAD cuyo retraso explicaba que Cruz Roja no tuviera otra sede segura y digna; excusa que se descubrió falsa cuando el propio consejero Vergeles Blanca aclaró por escrito que no existía tal expediente, ni tenía conocimiento de absolutamente nada de lo dicho por la regidora.

Y, cogiendo carrete, siguieron mintiendo con el cuento de que enviarían a los servicios técnicos municipales a examinar el edificio, que anunciaba ruina y acabó cayéndose, sin que de nada valieran las advertencias de los Populares.

La irresponsabilidad demostrada es asombrosa, y asusta ver la pasividad de un equipo de gobierno cuya primera obligación debiera ser cuidar y defender a los moralos; pero están muy lejos de eso. En esta ocasión ha sido la suerte, y sólo la suerte, la que ha hecho que no estemos lamentando un accidente mortal; porque, a sabiendas de su ruinoso estado, nada, absolutamente nada se hizo desde el Ayuntamiento para prevenir el daño, salvo mentir y escurrir el bulto.

En ese sentido, Jaime Vega considera una tremenda irresponsabilidad no actuar preventivamente y con carácter inmediato por parte del Ayuntamiento al conocer el estado del edificio: ‘No podemos esperar a tener una desgracia irreparable para empezar a escuchar a los demás; son comportamientos testarudos e infantiles que nos pueden traer una tragedia’.

Share This