Los Populares impugnan la convocatoria del Consejo Sectorial de la Mujer por discriminatoria

por | May 10, 2021 | Actualidad, Nota de prensa

Roberto García, Jaime Vega y Nuria Camacho. | MAM/HOY

Los Populares impugnan la convocatoria del Consejo Sectorial de la Mujer del pasado 29 de abril por discriminar a las mujeres. Amparadas en la Constitución Española, y en concreto en sus artículos 9, 10, 14 y 23.1, las Concejales Nuria Camacho e Iria Sánchez, junto con la Secretaria de Empresa y Mujer de la Directiva Local, Marina Cuezva, piden la nulidad de la convocatoria del último Consejo.

En su fundamentado escrito piden la anulación del punto 2º de la Orden del Día, en el que desde la Concejalía de Mujer e Igualdad prohíbe la votación a la representación del Partido Popular, al negarles el derecho a votar las candidaturas de los Premios Violeta por no estar presentes en la convocatoria del 8M.

Las representantes de los Populares hicieron pública su negativa a participar en el 8M al denunciar el abandono sufrido por las mujeres durante todo el año anterior, la falta de participación en un programa que ya estaba elaborado, sin haber tenido en cuenta a los grupos, colectivos, partidos y asociaciones que lo integran, lo que suponía una grave instrumentalización del Consejo por parte de Raquel Medina y una innecesaria falta de respeto hacia todas las mujeres moralas.

La negación del derecho a voto es una clara represalia: en el ámbito legal atenta contra derechos fundamentales y en ámbito social, estas prácticas entran dentro del bullying ¿Y así se pretende avanzar en igualdad y tolerancia? Los Populares afirman que la convocatoria del 29 de abril es groseramente discriminatoria y anticonstitucional, al prohibir el derecho de voto; además de constituir una maniobra partidista, pues se pretende negar las funciones de representación que legítimamente ostenta este partido a través de las personas designadas para ello.

Mas ocurre que, además de esa discriminación y la evidente desviación de poder que se trasluce, hay otras infracciones de carácter legal; siendo la más grave negar el derecho al voto, que tanto costó conseguir a las mujeres; otra no convocar la reunión en plazo pues en vez de hacerlo con 7 días de antelación, se convocó con solo uno; y, una tercera, que fuera presidida por quien no tiene la condición de concejal, requisitos todos ellos establecidos en el Estatuto, el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento y, lógicamente, exigidos por la Ley.

Está claro que la discriminación está proscrita en nuestra Constitución y que los poderes públicos deben garantizar la realización de los derechos de las personas y colectivos, por lo que es nula de raíz la convocatoria hecha, al atentar contra esos derechos básicos y negar la legítima función de representación de las personas que encarnan y defienden los postulados de este Partido.

El Consejo no puede convertirse en un Tribunal Inquisidor que ajusticie a nadie por su sexo, por su opinión o por sus ideas, y donde retrocedamos a épocas pasadas. Por el contrario, debe ser un órgano vivo, que refleje los avances de nuestra sociedad, el papel de hombres y mujeres dentro de ella, y fomente mujeres activas, avanzadas, que sumen con sus voces, esas voces que tristemente se quieren silenciar en el Consejo.

La utilidad y necesidad del Consejo para avanzar en políticas de Igualdad está fuera de toda duda. Lo que resulta inadmisible es que Raquel Medina vaya en contra de todo lo conseguido hasta ahora, en contra de la igualdad, en contra de la Constitución y en contra de la libertad.

Los Populares propusieron para los Premios Violetas, las candidaturas de Dolores Garrido Paniagua, a los grupos de trabajo de material contra el covid-19, a Juana Bejarano Solís y a María Dolores Sánchez Fariña.

Share This